7 consejos para enseñar a gatear a un bebé

bebé-gateando-encima-de-una-alfombra-enseñando-a-gatear-a-un-bebe

Muy buenas, hoy os traigo una serie de consejos para enseñar a gatear vuestros bebés, algo realmente importante ya que para que un niño aprenda a andar, antes ha de saber gatear. En este sentido, se aconseja estar bien informada sobre qué hacer y cómo actuar para fomentar un correcto aprendizaje. Ten en cuenta que lo que para nosotras puede parecer una chorrada, para los bebés es todo un hito. Tareas tan simples como sentarse o levantar la cabeza son auténticas epopeyas que bien se merecen algún tipo de recompensa 🎈👶🏻🎈 

¿Cuándo empiezan a gatear los bebés?

dibujo-dos-personas-con-dudas-vectorial

La crianza no es una ciencia matemática, sino un proceso de aprendizaje continuo en el que unos alumnos están más aventajados y otros menoscomo diría el Fari 🧙‍♂️ “Déjalos que caminen como ellos camelen”. Muchos padres se obsesionan con la crianza, que si monitorizan al al niño, que si controlan todo lo que hace, que si es más listo, que si es mejor… Ojo con esto, porque a priori no tiene nada de malo, pero de bueno tampoco.

En cuanto a lo que nos atañe, en el mundo de los recién nacidos te encuentras de todo, unos empiezan a rodar al poco de nacer pero tardan bastante en gatear, otros aprenden directamente a andar sin saber apenas gatear, otros gatean rápido y andan tarde… Como ves, cada peque es único e irrepetible, por eso es tan maravillosa la crianza.

Si nos centramos en tiempos estándar, por lo general los bebés empiezan a gatear entre los 6 meses y el año. En este punto, debes tener en cuenta que el gateo no es inmediato, es decir, no verás al niño de un día para otro gateando sin complicaciones. Aquí es donde debes observar, puesto que hay comportamientos que te indicarán que el bebé quiere aprender a gatear, porque ya lo está intentando. Si ves que tu bebé comienza a arrastrarse como una culebrilla, es buena señal, está preparado y solicita apoyo aéreo 🚁

¿Cómo enseñar a gatear a un bebé? 7 reglas

vector-gráfico-con-flecha-de-progresión-ascendente

Si tu recién nacido pasa del sexto mes y ya lo ves preparado, es tu turno, así que aquí 7 buenos consejos para enseñar a gatear a un bebé:

1.- Colocación, tiempo y espacio

Las claves para que el bebé aprenda a gatear correctamente se sustentan en 3 factores: la colocación, el tiempo y el espacio. Si se pasa casi todo el tiempo en una cuna le costará una eternidad aprender, ya que no contará ni con la posición, ni con el tiempo, ni con el espacio necesarios para adquirir experiencia. En este sentido, se recomienda colocar al niño boca abajo en una habitación espaciosa, dándole tiempo suficiente para que vaya experimentando con sus extremidades.

2.- El mítico truco de hacerle caminar sujetándolo por las axilas

Todas los que hemos tenido bebés hemos hecho alguna vez el truco de poner de pie al bebé para hacer que camine a la vez que lo sujetamos por los brazos. La sabiduría popular vale un grado, vaya que sí, porque lo cierto es que esta técnica resulta muy útil para que el pequeño vaya mejorando la coordinación de sus movimientos. Eso sí, con los pies siempre tocando el suelo, que tampoco es Son Goku (en próximas entregas, 10 consejos para enseñar a volar)🔥🔥🤣.

3.- Utiliza incentivos

Al ser tan pequeños puede parecer que los incentivos no funcionan, pero esto no es del todo así. Aunque es cierto que resulta mucho más difícil incentivar a un bebé que a un adulto, la realidad es que puedes educarlo para que su mente piense acción-premio. Puedes empezar a enseñarle a gatear utilizando estas técnicas y cada vez que haga su trabajo correctamente te pones a jugar con él.

4.- El movimiento de los brazos

Simples actividades tales como el juego contribuyen al desarrollo del sistema locomotor e incentivan al bebé a querer agarrar y mover objetos para satisfacer su curiosidad. Una técnica muy útil es intentar conseguir que el bebé mantenga los brazos en alto. Puedes empezar colocando un juguete en un sitio alto para que trate de cogerlo.

5.- Ponlo en frente de un espejo

A los bebés les fascinan los espejos, ya que quizás son los objetos que más curiosidad les generan. Ellos ven movimiento pero se preguntan ¿Quién es ese peque que hay enfrente? Claro, de esta pregunta surge la necesidad de encontrar una respuesta, y para resolver el enigma sí o sí debe avanzar y tocar el espejo. Es cierto que al principio avanzará arrastrándose, pero el movimiento culebrilla es un previo paso al gateo.

6.- No le facilites el trabajo

Asistirlo no es lo mismo que hacerle tú el trabajo. Si utilizas seguido andadores y otros juguetes que le facilitan el movimiento, el bebé dirá ¿Para qué voy a aprender a gatear o a andar si ya tengo esto? Este tipo de objetos sirven para entretener y, a veces, hasta para enseñar, pero para el gateo mejor que los dejes de lado porque podrían retrasar su desarrollo muscular y motor.

7.- Enséñale por imitación

Los bebés ven a sus padres como algo majestuoso, son como ese patito que va siempre detrás de la mamá pato imitándola en todo, y si esto es así… ¿Por qué no te aprovechas? Puedes tumbarte tú a su lado boca abajo y arrastrarte por el suelo para que aprenda. Además, a parte de enseñar, seguro que te lo pasas bomba… ¡Ya estás tardando 💃🏻!

Mi bebé no gatea ¿Qué hago?

En la mayoría de los casos, el hecho de que el bebé aún no gatee no significa nada negativo. Si tu bebé tiene poco más de medio año no te alarmes, ya que hay bebés que aprenden antes y otros después, y hasta los 10 meses es perfectamente normal que un bebé aún no sepa gatear del todo. Lo único que has de hacer es aplicar las técnicas anteriores para tratar de acelerar el proceso de aprendizaje y seguramente todo vaya bien.

Sin embargo, hay casos en los que se aconseja acudir a un pediatra. A esas edades, que no sepa gatear es algo normal, pero si notas que con 7-8 meses a tu bebé le cuesta mucho arrastrarse o efectuar movimientos simples incluso con asistencia, entonces sí que debes consultar con un especialista de la salud. Ten en cuenta que aunque existen unas pautas que se suelen cumplir en la crianza, esto no siempre es así, y si notas alguna anomalía en tu bebé lo mejor es asistir a un pediatra para quedarte tranquila.

Valora este artículo

 

También te puede interesar